Departamento de Retina & Vitreo

La retina es el tejido sensible a la luz que recubre el interior de la pared posterior del ojo y es responsable de la captura y el envío de las imágenes al cerebro.


  • DESPRENDIMIENTO DE RETINA
  • MIODESOPSIAS (MOSCAS VOLANTES)
  • RETINOPATÍA DIABÉTICA
  • DEGENERACIÓN MACULAR Asociada a la edad (Seca)
  • DEGENERACIÓN MACULAR Asociada a la edad (Húmeda)
  • EDEMA MACULAR
  • RETINOSIS PIGMENTARIA
  • STAFF MÉDICO

El desprendimiento de retina es una emergencia médica que requiere tratamiento quirúrgico inmediato para preservar la visión.

En el desprendimiento de retina, ésta se separa de la coroides subyacente – una fina capa de vasos sanguíneos – que suministra oxígeno y nutrientes a la retina.

Síntomas

El desprendimiento de retina es indoloro, pero los síntomas visuales aparecen casi siempre antes de que ocurra. Pueden ser:

  • Visión de destellos luminosos que se repiten en ocasiones y percibidos sobre el mismo sector de la visión.
  • No siempre aparecen los destellos como síntoma previo sino que directamente puede notar la pérdida parcial o total de su campo visual, de forma más o menos rápida. Suele percibirse como una cortina negra que tapa la visión.

Cualquiera de estos síntomas son siempre motivo de consulta con un especialista.

Cuándo consultar a un médico

Busque atención médica inmediata si de repente, y sin aviso, aparecen flotadores o destellos de luz en su campo visual, o si parece como una cortina oscura que ha caído sobre su visión.

Desafortunadamente, muchas personas no entienden la urgencia de los signos y síntomas de alarma del desprendimiento de retina, y tienden a posponer la consulta con la esperanza de que los síntomas desaparezcan. Esto no debe hacerse ya que el detectar un desgarro de la retina a tiempo y proceder a un tratamiento precoz puede evitar una complicación mayor como es el desprendimiento de retina.

Causas


La retina se mantiene en su lugar gracias a su propio mecanismo de adhesión y ayudado por el cuerpo vítreo (líquido gelatinoso y transparente que rellena el ojo y le da su forma).
El desprendimiento de retina puede ocurrir como resultado de:

  • El más frecuente es es de tipo regmatógeno, cuya causa es la rotura retiniana que puede aparecer después después de un desprendimiento de vítreo.
  • Traumatismos
  • De tipo traccionas, típico de la retinopatía diabética.
  • De tipo exudativo, cuando existen problemas de permeabilidad vascular o secundarios a tumores o trastornos inflamatorios.

Tratamiento

Para algunos casos de desgarros de retina se aconseja el tratamiento preventivo con láser, también aplicándolo en lesiones de la periferia las cuales pueden llegar a causar un desprendimiento de retina.
Cuando ya se ha generado el desprendimiento de retina, el tratamiento es siempre quirúrgico. Requiere recolocar la retina y esto se puede realizar vía externa (colocando procedimientos de identación) o vía interna(vitrectomía). El oftalmólogo le informará sobre los distintos riesgos y beneficios de las distintas opciones de tratamiento. Juntos pueden determinar qué tratamiento es el adecuado para usted.

  • Cirugía con láser de argón (Fotocoagulación)
  • Congelación (Criopexia)
  • Retinopexia Neumética
  • Cirugía escleral convencional
  • La vitrectomía transconjuntival sin sutura por 23 Ga y 25 Ga es una práctica segura para una gran variedad de procesos vitroretinales dado que simplifica la técnica, incrementa la eficiencia, acelera la recuperación y mejora los resultados convirtiéndola en la cirugía de elección en la actualidad por lo mejores cirujanos vitreoretinales del mundo.

En cualquier caso es fundamental la precocidad en el diagnóstico y el tratamiento para una mejor evolución del proceso.

Prevención

Hay algunas lesiones retinales que se consideran predisponentes para desencadenar un desprendimiento de retina, las cuales, tomadas a tiempo pueden ser fotocoaguladas con laser y prevenirlo. Por lo tanto es conveniente hacer un fondo de ojos anual para detectar dichas lesiones y estar consciente de las señales de alerta de un desprendimiento de retina, lo que podría ayudar a salvar su visión.

La visión de cuerpos flotantes móviles en forma de puntos, hilos u otras formas desplazándose por la vista es uno de los motivos de consulta más frecuentes al oftalmólogo.

Tienen la característica de desplazarse con los movimientos que realizamos con los ojos y parecen huir cuando intentamos mirarlos fijamente.
En la mayoría de los casos carecen de importancia por estar relacionado con cambios fisiológicos del humor vítreo, pero en ocasiones puede asociarse con patologías oculares graves que requieren tratamiento específico.

Los principales factores que predisponen a padecer estas moscas flotantes son la edad y la miopía.

Los cuerpos flotantes son condensaciones (agregados de fibras de colágeno) que se forman en el líquido gelatinoso transparente que rellena el globo ocular (humor vítreo) y que cuando pasa la luz proyectan su sombra en la retina.

Debido a este proceso, el volúmen del vítreo disminuye progresivamente, pudiendo llegar a separarse de la retina (desprendimiento del vítreo), el cual también da lugar a la percepción de las miodesopsias de aparición aguda.

Tratamiento

No existe ningún tratamiento médico en la actualidad para eliminar las miodesopsias definitivamente.

La ingesta de complementos alimenticios que contengan colágeno hidrolizado tipo II, glucosamina y nutrientes naturales, es útil para renovar y proteger este tipo de tejidos.

En casos más extremos en los que interfieren significativamente en la visión, puede estar indicada una vitrectomia. En la vitrectomía se extrae el gel vítreo con condensaciones y se repone por una solución salina. Es una cirugía altamente especializada que se realiza con anestésia tópica (gotas) y habitualmente no precisa puntos de sutura.

La retinopatía diabética es una complicación de la diabetes que resulta del daño a los vasos sanguíneos del tejido sensible a la luz en la parte posterior del ojo (RETINA).

Al principio, la retinopatía diabética puede no causar síntomas o solamente problemas de visión leves. Eventualmente, sin embargo, la retinopatía diabética puede causar ceguera siendo una de las principales causas en países desarrollados. La retinopatía diabética puede desarrollarse en cualquier persona que tenga diabetes tipo 1 o diabetes tipo 2.

Cuanto más tiempo haya pasado desde el diagnóstico de diabetes, y el  control de los niveles de azúcar en la sangre, más probabilidades hay de desarrollar retinopatía diabética.

Para proteger su visión, hay que tomar en serio las pautas de cuidado y prevención. Iniciar un control riguroso de su nivel de azúcar en la sangre y la programación de exámenes oculares semestrales o anuales, dependiendo de la gravedad.

Síntomas


Es posible padecer retinopatía diabética y no saberlo. De hecho, es raro que los síntomas aparezcan en las primeras etapas de la enfermedad.  La retinopatía diabética afecta generalmente a ambos ojos, aunque puede hacerlo con distinta intensidad en uno y otro.

La disminución lentamente progresiva de la visión en personas diabéticas suele deberse a la presencia de líquido acumulado en la mácula (el llamado “edema macular”). Otras veces causa una hemorragia intraocular aguda haciendo que aparezcan de forma súbita manchas que oscurecen la visión.

Cuándo consultar a un médico

Si usted tiene diabetes, consulte a su oftalmólogo para un examen de fondo de ojo al año – aunque su visión no parezca afectada -. Esto es muy importante para detectar la retinopatía diabética en las primeras etapas.

Una exploración clínica minuciosa combinada con pruebas diagnósticas muy precisas (como la angiografía y la tomografía de coherencia óptica entre otras) permiten decidir cuál es el tratamiento más adecuado en cada caso.

Factores de riesgo

La retinopatía diabética puede afectar a cualquier persona que tenga diabetes. El riesgo es mayor si usted:

  • Tiene un control deficiente de su nivel de azúcar en sangre
  • Tiene presión arterial alta (HTA)
  • Tiene el nivel de colesterol alto
  • Está embarazada
  • Es fumador
  • Tiene sobrepeso
  • Es sedentario

Tratamiento

Algunos pacientes únicamente precisan realizar controles periódicos. En otros casos, se aplica láser de forma selectiva sobre los vasos anómalos de la retina para reducir el edema o sobre áreas isquémicas (sin riego sanguíneo) para tratar de evitar la progresión de la enfermedad.

En los casos más avanzados, con hemorragia intraocular y/o desprendimiento de retina, es preciso recurrir a técnicas muy avanzadas de microcirugía intraocular (vitrectomia).

El tratamiento está determinado por el tipo de retinopatía diabética que tenga, su gravedad, y cómo haya respondido a tratamientos previos.

La prevención y el diagnóstico precoz mejoran el pronóstico visual en la mayoría de los casos. Cualquier persona con diabetes, aunque no tenga molestias en la visión, debe realizar controles periódicos con un oftalmólogo de su confianza.

Diagnóstico

La retinopatía diabética es mejor diagnosticada con un examen del fondo del ojo con pupila dilatada. También existen modernos equipos mediante los cuales se puede estadificar y seguir mejor la enfermedad y los tratamientos.

Es una enfermedad que afecta a personas mayores de 50 años provocando una pérdida de la visión debido a la presencia de lesiones en la mácula la zona central de la retina.

Síntomas

La degeneración macular se desarrolla gradualmente y sin dolor. Usted puede notar estos cambios en la visión a medida que avanza la enfermedad:
· La necesidad de una luz cada vez mas brillante al leer o hacer trabajos de cerca.
· Dificultad para la adaptación a bajos niveles de luz como al entrar a un restaurante o a una habitación con poca luz.
· Aparición de puntos ciegos en el centro del campo visual combinados con una profunda caída de la nitidez (agudeza) de su visión central.

La visión puede fallar en un ojo mientras que el otro ojo permanece por muchos años normal. Usted puede no notar ningún cambio porque su ojo bueno compensa al débil. Su visión y estilo de vida comienzan a verse dramáticamente afectados cuando esta afección se presenta en ambos ojos.

Imágenes deformadas (metamorfopsias)


Además, algunas personas con degeneración macular pueden experimentar alteraciones visuales a medida que la enfermedad avanza. Estas alteraciones pueden incluir patrones inusuales, figuras geométricas, animales o incluso caras. Es posible que tenga miedo de hablar de estos síntomas con su médico o con amigos y familia por temor a que se le considere una locura. Sin embargo, estas alucinaciones no son un signo de enfermedad mental. De hecho son tan comunes que hay un nombre para este fenómeno – el síndrome de Charles Bonnet.

Tratamiento

No hay en la actualidad tratamiento para la degeneración macular seca. Pero esto no significa que eventualmente pueda perder toda su vista. La degeneración macular seca por lo general progresa lentamente, y muchas personas con esta afección son capaces de vivir con normalidad una vida productiva, en especial, si sólo está afectado un ojo. La degeneración macular seca puede, sin embargo, convertirse en degeneración macular húmeda en cualquier momento. La toma de comprimidos con altas dosis de antioxidantes y zinc puede revertir la progresión de la degeneración macular seca a la degeneración macular húmeda. Existen en el mercado diversos medicamentos con estas fórmulas desarrolladas.

Es una enfermedad que afecta a personas mayores de 50 años provocando una pérdida de la visión debido a la presencia de lesiones en la mácula (la zona central de la retina).

Síntomas

En la degeneración macular húmeda, los siguientes signos y síntomas pueden aparecer y avanzar rápidamente: – Distorsiones visuales, como las líneas rectas que aparecen onduladas o torcidas u objetos que aparecen más pequeños o más lejos de lo que realmente están. – Disminución de la visión central.

Cuándo consultar a un médico

Consulte a su médico oftalmólogo, en especial después de los 50 años si:
– Usted nota cambios en su visión central (deformado o con una mancha).
– Su capacidad de ver colores y detalles finos se deteriora, sobre todo la lectura.

Una exploración clínica minuciosa combinada con pruebas diagnósticas precisas como son:

  • Angiografía Fluoresceínica: consiste en la inyección endovenosa de un contraste (fluoresceína sódica) para el posterior estudio de su comportamiento a nivel coroideo y retiniano.
  • Tomografía de coherencia óptica: prueba no invasiva, es un escáner de la mácula que sirve para evidenciar la presencia o no de una membrana neovascular.

Son necesarios para el diagnóstico y seguimient de los pacientes con degeneración macular (maculopatía).

Cuándo consultar a un médico

Consulte a su médico oftalmólogo, en especial después de los 50 años si:
– Usted nota cambios en su visión central (deformado o con una mancha).
– Su capacidad de ver colores y detalles finos se deteriora, sobre todo la lectura.

Una exploración clínica minuciosa combinada con pruebas diagnósticas precisas como son:

  • Angiografía Fluoresceínica: consiste en la inyección endovenosa de un contraste (fluoresceína sódica) para el posterior estudio de su comportamiento a nivel coroideo y retiniano.
  • Tomografía de coherencia óptica: prueba no invasiva, es un escáner de la mácula que sirve para evidenciar la presencia o no de una membrana neovascular.

Son necesarios para el diagnóstico y seguimient de los pacientes con degeneración macular (maculopatía).

Tratamiento

El tratamiento de la degeneración macular húmeda se centra en detener la progresión de la enfermedad, aunque en muchos casos se logra recuperar visión.

Los tratamientos de la degeneración macular húmeda incluyen:

– Terapia con laser (Fotocoagulación)
– Terapia de Fotodinámica (TFD)
– Cirugía de Translocación Macular
– Inyecciones intravítreas de factores antiangiogénicos Antagonistas del Factor de Crecimiento Vascular Endotelial (antiVEGF). 

– La introducción de Ranibizumab (Lucentis®), Bevacizumab (Avastin®) y el más reciente Aflibercept (EYLEA®) han supuesto un verdadero avance en este campo.

Debido a que la investigación sobre nuevos tratamientos para la degeneración macular está en constante desarrollo, es recomendable visitar a su médico periódicamente para saber si hay un nuevo tratamiento disponible.

Es una patología frecuente que afecta a la zona central de la retina, denominada mácula.

La mácula permite disfrutar de una visión central nítida, distinguir los detalles, leer y reconocer, por ejemplo la cara de las personas.

El edema macular consiste en un cúmulo anómalo de líquido que da lugar a una expansión y engrosamiento del espacio intra y extracelular de la mácula por una alteración en la permeabilidad de los capilares que la irrigan.

Causas

Puede acontecer de diversas enfermedades oculares de tipo vascular (trombosis venosa, retinopatía diabética, etc.) en procesos inflamatorios (uveitis, vasculitis), en el contexto de ciertas distrófas congénitas de la retina (retinosis pigmentaria), asociado a tumores intraoculares, a fenómenos traccionales (membrana epirretiniana, síndrome de tracción vitreomacular) en la degeneración macular asociada a la edad e incluso en relación al uso de determinados colirios de uso tópico (análogo de las prostaglandinas).

El más frecuente es el asociado a la retinopatía diabética.

Síntomas

  • Visión central borrosa, indolora y habitualmente de progresión lenta, aunque en alguna ocasión se manifiesta rápidamente (por ejemplo en las trombosis venosas de la retina).
  • Percepción de imágenes distorsionadas.

Tratamiento

Las opciones son múltiples e incluyen

Fotocoagulación con láser.
Cirugía vítreo retina.
Tratamientos combinados.
Colirios
Inyecciones intraoculares y/o perioculares.

Es necesario individualizar la mejor opción para cada caso. El pronóstico es muy variable en cada situación y conviene consultar con un especialista retinólogo para realizar un diagnóstico y el tratamiento más conveniente en todos los casos.

Pueden provocarla numerosos genes, habiendo en un 50% de los casos, antecedentes familiares de ceguera o de grave pérdida de la función visual.

La retinosis pigmentaria aparece de manera silenciosa y lenta. La edad de aparición es muy variada desarrollándose normalmente entre los 25-40 años.

Síntomas

  • Ceguera nocturna o, lo que es lo mismo, la lenta capacidad para adaptarse a la oscuridad.
  • Pérdida progresiva del campo visual que lleva a tener una visión como en túnel.
  • Pérdida de la visión central (no afecta a todas las personas por igual, incluso dentro de la misma familia).

La retinosis pigmentaria es una enfermedad en la que participan diferentes genes de los cuales 12 ya han sido identificados.

Tratamiento

Existe la esperanza de que en un futuro se puedan localizar los genes alterados para poder realizar una selección de embriones que no padezcan ni transmitan la enfermedad o generar una terapia efectiva para cada tipo de vía afectada.

Otra opción que se está estudiando es el transplante de células madre en la retina, pero aún queda mucho camino por recorrer.

Pronóstico

El pronóstico en la retinosis pigmentaria depende de la forma de herencia y de la edad de presentación. Cuanto más tarde aparece la enfermedad, mejor es el pronóstico.

Los pacientes con esta enfermedad deben seguir un estricto protocolo de diagnóstico y seguimiento de la retinosis pigmentaria.

 

Dr. Lucio Arias

Dr. Lucas Adamo

Dra. Leticia Cinca

Dra. María Laura Gancia Behler

Dr. Tomás Rodrigo

Dra. Gabriela Gay