¿Cambia tu visión durante el embarazo?

El embarazo es un periodo de importantes cambios hormonales. Estas alteraciones inciden en el cuerpo a nivel generalizado. Pero ¿cómo impactan en la vista? A continuación, resolveremos dudas frecuentes con respecto a este tema.

¿Cómo afecta el embarazo a mi visión?

A lo largo de la gestación, se producen numerosos cambios hormonales, metabólicos y circulatorios, algunos de los cuales pueden afectar los ojos y la vista. A estos se suma la retención de líquidos, que puede provocar que tanto el grosor como la curvatura de la córnea aumenten ligeramente. A pesar de esto, en la mayoría de los casos, la visión de una persona solo cambia levemente durante el embarazo.
La sensación más generalizada es estar más corto de vista que antes de la concepción. Vale aclarar que no se trata de algo drástico, aunque sí puede repercutir en cómo se ve con lentes, sean estos aéreos o de contacto. Sin embargo, son pocas las posibilidades de que sea necesario cambiar de graduación, ya que suelen ser cambios temporales que se revierten a los pocos meses de dar a luz. No obstante, se recomienda acudir al oftalmólogo para realizar un control ocular.

Suele ocurrir que, durante el embarazo y la lactancia, las personas sienten mayor sequedad e irritación en los ojos. Si a esto se suman los ya mencionados cambios en la curvatura y grosor de la córnea, podrían producirse molestias al usar los lentes de contacto que resultaban cómodos.

¿De qué otro modo puede afectarla?

El embarazo puede ocasionar mejoras o empeoramientos en la vista de una persona. En este sentido, se observa que el glaucoma puede tener un retroceso durante la gestación, por lo que podría ser necesario ajustar el tratamiento seguido. Es importante tener en cuenta que quien padece esta enfermedad y está pensando concebir un hijo debe consultar a un médico para saber cómo proceder. El oftalmólogo puede, por ejemplo, reducir la dosis al mínimo posible para disminuir la exposición del bebé a los medicamentos.

A diferencia del caso anterior, las personas diabéticas corren el riesgo de agravar su visión, ya que pueden dañarse los vasos sanguíneos de su retina. Esta condición se conoce como retinopatía diabética. Para prevenirla, deben consultar un oftalmólogo antes de intentar quedar embarazadas. Asimismo, deben tener en cuenta que necesitarán realizarse controles frecuentes durante todo el proceso gestacional y durante algún tiempo después del parto.

¿Cómo puedo aliviar los ojos secos?

Antes de comprar algunas de las gotas que se ofrecen en el mercado, debe consultarse con un oftalmólogo cuál es la más adecuada para atender la situación personal. A su vez, puede correrse el riesgo de comprar alguna medicación que posea compuestos nocivos para el bebé.

Otra recomendación a tener en cuenta es reducir el uso de lentes de contacto en la medida en que pueda prescindirse de ellos. En caso de ser necesario un uso más prolongado, una buena alternativa es utilizar lentes de armazón durante el embarazo. Por otra parte, se aconseja realizar pausas en la exposición a la computadora o cualquier otro dispositivo con pantalla para descansar la vista.

¿Qué problemas de la visión son un indicio de algo más grave?

Las molestias oculares pueden ser un reflejo o síntoma de algún problema de mayor seriedad durante la gestación, por ejemplo, la preeclampsia. Es por esto que se recomienda consultar a un oftalmólogo de inmediato si aparece alguno de los siguientes síntomas:

  • · visión doble o borrosa;
  • · sensibilidad a la luz;
  • · pérdida temporal de la visión;
  • · ver manchas o destellos de luz;
  • · hinchazón alrededor de los ojos;
  • · dolor de ojos;
  • · ojos rojos.

Seguir Leyendo